¡Descubre M.A.S. Salud, Dinero y Amor 2024 - Con Más Vínculo Familiar!  ¡Aquí!

Blog Calmarnos Juntos, El Camino Hacia el AutoControl

Calmarnos Juntos, El Camino Hacia el AutoControl

31/07/2023


Jake, de doce años, acaba de enterarse de que la visita de contacto con su madre ha sido pospuesta. 
Le grita a su madre adoptiva: “Te odio”, y luego patea una silla. 
“No me hables así”, replica ella; “Ve a tu habitación y piensa en la forma en que estás hablando...
Quiero una disculpa completa o no irás al cine el sábado”. }
Jake azota la puerta de su habitación y, sollozando, se tira sobre su cama.

En un hogar grupal residencial, Debbie, de 14 años, regresa de la escuela irritable.
“No voy a volver a ese maldito lugar otra vez”, le grita al trabajador juvenil.
“Tienes que ir a la escuela”, responde el trabajador juvenil. “Bueno, no voy a ir y no puedes obligarme”, espeta Debbie.
“Ese tipo de actitud y lenguaje te va a meter en muchos problemas”, le dicen.
Debbie maldice de nuevo, esta vez directamente al trabajador juvenil.
"Eso es todo", dice el trabajador juvenil, "Has perdido 10 puntos por jurar, y perderás más si sigues así"...

Escenarios comunes que describe este importante artículo cuya traducción al español incluimos hoy en este blog para despertar consciencia de lo que los expertos en neurociencia y psicología nos comparten para apoyar mejor a nuestros hijos a que desarrollen mayor auto-regulación de la forma en que es más natural y efectivo lograrla, como nos lo hace ver en este texto  Howard Bath, Psicólogo Clinico experto en apoyo a la juventud, trauma y regulación emocional.

La neurociencia muestra que los humanos desarrollan sus habilidades para la autorregulación emocional a través de conexiones con cuidadores confiables que calman y modelan en un proceso llamado "co-regulación". 

Dado que muchos jóvenes con problemas no han experimentado una presencia confiable y reconfortante, tienen dificultad para regular sus emociones e impulsos. La co-regulación proporciona un modelo práctico para ayudar a los jóvenes a aprender a manejar las emociones inmediatas y desarrollar el autocontrol a largo plazo.

Jake, de doce años, acaba de enterarse de que la visita de contacto con su madre ha sido pospuesta. Le grita a su madre adoptiva: “Te odio”, y luego patea una silla. “No me hables así”, replica ella; “Ve a tu habitación y piensa en la forma en que estás hablando... Quiero una disculpa completa o no irás al cine el sábado”. Jake azota la puerta de su habitación y, sollozando, se tira sobre su cama.

En un hogar grupal residencial, Debbie, de 14 años, regresa de la escuela irritable. “No voy a volver a ese maldito lugar otra vez”, le grita al trabajador juvenil. “Tienes que ir a la escuela”, responde el trabajador juvenil. “Bueno, no voy a ir y no puedes obligarme”, espeta Debbie. “Ese tipo de actitud y lenguaje te va a meter en muchos problemas”, le dicen. Debbie maldice de nuevo, esta vez directamente al trabajador juvenil. "Eso es todo", dice el trabajador juvenil, "Has perdido 10 puntos por jurar, y perderás más si sigues así".

Los maestros, los trabajadores juveniles, los padres, los padres adoptivos y otras personas que trabajan con niños y jóvenes a menudo tratan de tomar el control para regular el comportamiento problemático de los jóvenes.

Lo hacen con órdenes autoritarias, amenazas y castigos que a menudo conducen a luchas por el poder en lo que Long (2007) llama “ciclos de conflicto”. Los adultos creen que es su deber “corregir” el comportamiento de los jóvenes y que la imposición de consecuencias es la forma de hacerlo. También comienzan a “reflejar” el comportamiento enojado e impulsivo del joven, quedando atrapado en las emociones del momento. Tales interacciones generan resistencia y resentimiento y envenenan las relaciones.


La co-regulación y la ciencia del autocontrol

Los bebés no tienen la capacidad de regular su excitación emocional y necesitan la presencia tranquilizadora de los cuidadores para ayudarlos a manejar el miedo, la frustración y la ira. Se calman al experimentar el tono de voz de su cuidador y el contacto físico cálido, al ser acariciados y mecidos suavemente, y al atender sus necesidades físicas. Desde una perspectiva de desarrollo, la crianza eficaz de los niños pequeños puede entenderse como un proceso de corregulación

De hecho, van der Kolk (2005) sostiene que una “función principal” de los padres es ayudar a los niños a aprender a manejar su propia excitación emoional. 

Los ciclos repetidos de malestar emocional, seguidos de relajación después de la intervención calmante del cuidador, proporcionan la base para desarrollar una sensación de confianza y seguridad (Fahlberg, 1991; Cozolino, 2006).

Con el tiempo, el niño internaliza la expectativa de una respuesta tranquilizadora que proporciona una base para el aprendizaje de la autorregulación

En un sentido más amplio, los patrones de autorregulación que uno desarrolla pueden llegar a definir al individuo.

Daniel Siegel (1999) afirma que “la forma en que experimentamos el mundo, nos relacionamos con los demás y encontramos significado en la vida depende de cómo hemos llegado a regular nuestras emociones” (p. 245).

La necesidad de corregulación continúa a lo largo de nuestras vidas. En tiempos de crisis, las emociones problemáticas se manejan con el apoyo y la presencia tranquilizadora de las figuras de apego.
El bebé pequeño depende totalmente de los cuidadores y tiene muchas crisis cada día. Se espera que el niño en edad preescolar maneje las emociones y los impulsos de manera más efectiva, pero aún así se sentirá abrumado de manera regular y necesitará alivio y apoyo externos. Incluso los adolescentes y los adultos deben confiar en las figuras de apego para superar los períodos de mucho estrés.


Para ayudarte en el proceso de corregulación de tus hijos recibe apoyo contactame aquí.
Además descubre las ofertas de Crianza y Abundancia para este mes!

Descubre la oferta del mes!

El impacto de las experiencias traumáticas

Muchos jóvenes que tienen dificultad para regular sus emociones e impulsos han estado expuestos a traumas complejos .

Esto ha sido definido por Bessel van der Kolk como “la experiencia de eventos traumáticos adversos para el desarrollo múltiples, crónicos y prolongados, con mayor frecuencia de naturaleza interpersonal (p. ej., abuso sexual o físico, guerra, violencia comunitaria) y de inicio temprano en la vida” ( 2005, pág. 402).

El trauma complejo puede afectar el desarrollo del pensamiento, las relaciones, la autoestima, la memoria, la salud y un sentido de significado y propósito en la vida (van der Kolk et al., 2005). Pero un impacto parece sobresalir por encima de todos los demás:

“La consecuencia más significativa del trauma relacional temprano”, observa Allan Schore, “es la pérdida de la capacidad de regular la intensidad y la duración de los afectos” (Schore, 2003, p. 141). ).

 Asimismo, van der Kolk afirma que “en el centro del estrés traumático se encuentra la ruptura de la capacidad de regular estados internos” como el miedo, la ira y los impulsos sexuales (2005, p. 403).

Desde una perspectiva del desarrollo neurológico, los sistemas de activación del estrés de los niños traumatizados se han vuelto demasiado "sensibilizados", detectando amenazas y desencadenando respuestas de lucha o huida cuando no son necesarias.

 Bruce Perry observa: “Los niños expuestos a un riesgo significativo “restablecerán” su estado de activación inicial, de modo que “cuando no haya amenazas o demandas externas presentes, estarán en un estado fisiológico de alarma persistente” (2006, p. 32). . Esta activación constante de la excitación emocional del "cerebro profundo" conduce a una capacidad deteriorada del "cerebro superior" para proporcionar regulación emocional.

Por lo tanto, muchos jóvenes con problemas son propensos a los estallidos emocionales. La frustración se convierte en furia y rabia, y la decepción desciende en depresión y desesperación. Estos jóvenes también muestran altos niveles de impulsividad, contagio emocional y toma de riesgos. El trauma no es la única causa de tales comportamientos que pueden acompañar a cualquier condición que perjudique los sistemas reguladores del cerebro, incluidos algunos trastornos del espectro autista y el TDAH. Independientemente de las causas específicas, es útil reformular los problemas relacionados con la regulación de las emociones y los impulsos como retrasos en el desarrollo en lugar de comportamientos "malos" que merecen un castigo (Greene y Ablon, 2006).

La práctica de la co-regulación
En términos prácticos, ¿cómo co-regulan los adultos con los jóvenes? En primer lugar, el adulto debe centrarse en las emociones que impulsan el comportamiento en lugar del comportamiento en sí mismo; por ejemplo, la ira en lugar de las palabrotas. El joven tiene dificultades para regular las emociones y necesita una presencia calmante y calmante en lugar de ira y amenazas. En una crisis, el cerebro se enfoca casi por completo en la amenaza percibida y la necesidad de venganza o seguridad. El objetivo es desescalar, no castigar o “dar una lección” que una persona inundada por la emoción no sería capaz de entender de forma racional.

La corregulación es particularmente desafiante con los jóvenes en crisis. Va en contra de la inclinación de "ojo por ojo" de lastimar a quienes nos lastiman. La co-regulación requiere el reconocimiento y manejo seguro de los impulsos contra-agresivos de uno. Es difícil brindar apoyo a alguien que está luchando contra eso. Pero, como sugiere Cozolino (2006), la voluntad de absorber la ira de un adolescente furioso es un regalo que se puede dar, modelando el autocontrol que tan desesperadamente necesitan.

La corregulación puede tomar muchas formas. Por lo general, implica calidez, un tono de voz tranquilizador, comunicación que reconozca la angustia del joven, silencio de apoyo y una invitación a la resolución reflexiva de problemas. Al igual que una madre que cuida a su bebé, la característica definitoria de la co-regulación efectiva es que es tranquilizadora y está diseñada para ayudar al joven a manejar la excitación emocional abrumadora.

La corregulación permite que los niños pequeños desarrollen habilidades regulatorias más maduras. Con el tiempo, aprenden a anticipar las respuestas tranquilizadoras de sus cuidadores y luego internalizan la creencia de que la ayuda llegará y las emociones se pueden calmar (van der Kolk, 2005). Si no han aprendido esto cuando eran niños más pequeños, el control emocional también se puede enseñar a medida que los niños crecen a través de este mismo proceso de corregulación. Existe buena evidencia de que el cerebro retiene su capacidad para aprender nuevas habilidades de autorregulación a lo largo de la vida (Schore, 2003).

La corregulación por sí sola no es suficiente. Los jóvenes también necesitan que se les enseñe activamente formas de ejercer un control racional sobre sus emociones e impulsos. Por ejemplo, necesitan aprender habilidades verbales para etiquetar sentimientos y generar respuestas racionales. Hay varios enfoques de intervención de este tipo para modelar y enseñar activamente habilidades para la autorregulación. El enfoque de resolución colaborativa de problemas de Greene y Ablon (2006) para intervenir con niños "explosivos" implica unos pocos pasos simples que calman al niño a través del compromiso empático y preparan el escenario para la negociación racional. Asimismo, las diversas Intervenciones Espacio Vital(Brendtro y du Toit, 2005; Holden et al., 2001; Long, Wood y Fecser, 2001) brindan formatos de intervención verbal para ayudar a los jóvenes a calmarse a sí mismos, obtener información y manejar de manera efectiva las emociones turbulentas.


Para ayudarte en el proceso de corregulación de tus hijos recibe apoyo contactame aquí.
Además descubre las ofertas de Crianza y Abundancia para este mes!

Descubre la oferta del mes!

Resumen
Muchos niños y jóvenes tienen dificultades para regular sus emociones e impulsos. Los adultos a menudo intentan regular de manera coercitiva los comportamientos de estos jóvenes a través de órdenes, amenazas y castigos que invariablemente inflaman la situación y generan resistencia en lugar de aprendizaje. Cuando los jóvenes aún no han aprendido las habilidades para la autorregulación racional, necesitan la ayuda de adultos cariñosos para calmarlos y ayudarlos a pensar racionalmente. La corregulación es el primer paso en el camino hacia la autorregulación.

Referencias

Brendtro, L. y du Toit, L. (2005). Vías de capacidad de respuesta . Ciudad del Cabo: Pretexto.

Cozolino, L. (2006). La neurociencia de las relaciones humanas: el apego y el cerebro en desarrollo . Nueva York: WW Norton & Co.

Fahlberg, V. (1991). El viaje de un niño a través de la colocación. Indianápolis: Perspectives Press.

Greene, R. y Ablon, S. (2006). Tratamiento de niños explosivos: el enfoque colaborativo de resolución de problemas. Nueva York: The Guilford Press.

Holden, M. y colegas. (2001). Intervención Terapéutica en Crisis, (Edición 5). Manual del entrenador. Proyecto de Cuidado Infantil Residencial, Centro de Desarrollo de Vida Familiar. Ithaca, Nueva York: Universidad de Cornell.

Largo, N. (2007). El paradigma del ciclo del conflicto. En N. Long, WC Morse, F. Fecser y R. Newman. Conflicto en el aula, 6ª Ed ., pp. 325-349. Austin, TX: Editores PRO-ED.

Long, N., Wood, M. y Fecser, F. (2001). Intervención en crisis del espacio vital. Austin, TX: Editores PRO-ED.

Perry, B. (2006). Aplicación de los principios del neurodesarrollo al trabajo clínico con niños maltratados y traumatizados. En N. Webb (Ed.), Trabajar con jóvenes traumatizados en el bienestar infantil (págs. 27-52). Nueva York: The Guilford Press.

Perry, B. y Szalavitz, M. (2006). El niño que fue criado como un perro: lo que los niños traumatizados pueden enseñarnos sobre la pérdida, el amor y la curación . Nueva York: Libros básicos.

Schore, A. (2003). Regulación afectiva y reparación del yo . Nueva York: WW Norton.

Siegel, D. (1999). La mente en desarrollo: cómo interactúan las relaciones y el cerebro para dar forma a quiénes somos . Nueva York: The Guilford Press.

van der Kolk, B. (2005). Trastorno traumático del desarrollo: Hacia un diagnóstico racional para niños con antecedentes traumáticos complejos. Psychiatric Annuals, 33, 5. págs. 401-408.

van der Kolk, B., Roth, S., Pelcovitz, D., Sunday, S. y Spinazzola, J. (2005). Trastornos de estrés extremo: la base empírica de una adaptación compleja al trauma. Journal of Traumatic Stress, 18 , 5. págs. 389-399.

Bath, HI (2008). Calmar juntos: El camino hacia el autocontrol. Reclaiming Children and Youth, 16 , 4. pp. 44-46.

Original publicado por:La Red Internacional de Cuidado de Niños y Jóvenes
LA RED INTERNACIONAL DE CUIDADO DE NIÑOS Y JÓVENES (CYC-Net)

Organización de beneficio público registrada en la República de Sudáfrica (PBO 930015296)
https://cyc-net.org/cyc-online/cyconline-mar2010-bath.html




Comments

Must be Logged In to leave comments.


Search


My Cursos Available Cursos
Pages
Sign In

Sign In Details

Forgot Password